A Sobreposta, un acierto en un puerto con encanto

A Sobreposta

Porto do Barqueiro- Mañón
Hace unos días, el equipo de Reservone se desplazaba hasta uno de los rincones más bonitos de la costa gallega. Nada más y nada menos que la increíble ría de O Barqueiro, que divide las provincias de A Coruña y Lugo.
Acompañados por un día soleado como los que nos ha dejado este otoño casi verano, nos dispusimos a probar la cocina de A Sobreposta, un local bastante nuevo en el puerto de O Barqueiro, que mezcla lo mejor de la cocina tradicional con ciertos toques modernos.
Nuestro menú consistió en: una ensalada Sobreposta, unas croquetas caseras, una ración de calamares de la ría encebollados y una ración de choquitos. El vino elegido un Viña de Neira y tomamos previamente una caña (estrella, por supuesto), una coca cola zero y una gaseosa. De postre pedimos una tarta de frutos rojos y dos cafés con leche.
Todo esto por 62,70 euros, es decir: 20,90 euros por cabeza. Una comida que se caracterizó por productos del mar de excelentísima calidad y frescura, rapidez y buen trato hacia el cliente. Si un local comienza así le auguramos el mejor de los futuros.
LO MEJOR: el ambiente, la terraza sobre el puerto es muy acogedora, el trato hacia el cliente y la calidad de los productos.
LO PEOR:quizás poco personal cuando está el comedor lleno.

 

2 thoughts on “A Sobreposta, un acierto en un puerto con encanto

  1. Pocas veces uno se lleva una sensación tan agradable en estos lugares. Coincido que lo peor es la lentitud pero compensada con las buenas vistas y el trato amable que nos dispensaron. Un gran acierto micheliño.

  2. El encanto del Barqueiro es indudable. Lo del acierto no lo tengo yo tan claro. He estado mas de tres veces, he de decir que en invierno sí responde a la idea que promociona: pescados frescos, del dia, del puerto, de la ria. Ahora bien, todo cambia cuando llega el veranito, hay que "mallar" y eso se nota , jejeje, en la calidad , en el servicio , en todo , aunque eso si al mismo precio.
    De la carta nada, de fresco nada, de bien hecho nada de nada. Pasa a convertirse en un chiringuito más de veraneo para ofrecer congelados y de más a los turistas.
    Lo he sufrido, soy de Viveiro y ese sitio me encantaba . . . el puerto sigue siendo lo increible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *