El Mono Paco, en A Coruña

EL MONO PACO
Calle Mercado, 4
15001 A Coruña

Esta vez ha sido una lectora de Guía Reservone la que nos ha enviado una crítica gastronómica de un popular bar-restaurante de A Coruña. Aquí la misma:
Reconozco que aquello de “el cliente siempre tiene la razón” puede haber quedado algo anticuado, ahora que se llevan menos las gangas, los detalles y algo más el maltrato deliberado al consumidor.Alguien podrá pensar que exagero porque todavía tengo reciente el agravio pero la verdad es que hace ya un mes de la última vez que fui al Mono Paco a cenar y no sólo no he vuelto, sino que sigo sin ganas de hacerlo. Y es una lástima porque se había convertido en mi cita de cada sábado por la noche. Ya me conocía todos los platos y reconozco que echo mucho de menos los dips con guacamole o con humus. No hay muchos sitios en A Coruña donde sirvan bien ninguna de las dos cosas. Siempre me costaba elegir entre el raxo caramelizado con patatas paja y el secreto ibérico con champiñones crudos y salsa de mostaza y yogur.
 La última vez me animé a innovar y pedí la hamburguesa con foie, una delicia que además, es abundante. Hasta entonces, nunca me había importado pagar unos precios, a mi modo de ver, ligeramente elevados para algunos de sus platos porque tanto el local como el ambiente me resultaban agradables y la comida lo merecía.
Pero este local es un claro de ejemplo de cómo echar por tierra un buen negocio, ya no por culpa del mal servicio, que también, sino por la mala educación de sus encargados. Más de una, de dos y de tres veces he llevado a gente nueva y en todas, sin excepción, alguno de mis acompañantes ha tenido que esperar más de una hora por su plato mientras el resto paladeábamos el nuestro con toda la lentitud que pudiéramos para intentar acompañarle.
Y no sólo es que tarden demasiado en servir para un local tan pequeño, sino que tampoco tienen por costumbre tradiciones hosteleras tan sanas como advertir de que un plato va a tardar o reconocer que se han olvidado de pedirlo. Cuando por enésima vez tuve que ver las caras de decepción de mis acompañantes y decidí comentárselo al encargado la respuesta fue una mueca de desprecio y una disculpa cínica que nadie entendió como tal.
Al parecer, una hora de espera por un plato le parecía de lo más normal para un restaurante que no llega a las 10 mesas (todos habíamos pedido las hamburguesas  antes mencionadas y algún bocata y dos personas se decantaron por el famoso secreto). Y yo, que esa noche había llevado a 8 personas al local, debía de ser una histérica intentando que le hicieran precio. La cosa se saldó con un descuento en un par de cañas y una ronda de chupitos para agriar más todavía el mal humor que se nos quedó a todos y que incluso acabó en alguna que otra indigestión. Eso después de dejarnos, aún así, 116 euros en la cuenta (éramos 9 comensales).Al encargado del Mono Paco tal vez no le importe que yo no vuelva por allí pero debería echar cuentas porque conmigo ha perdido ya cerca de 20 clientes que quedaron tan decepcionados como yo con su servicio. Y me consta que no soy la única a la que han tratado así o que ha acabado perdiendo la paciencia bajo las fantásticas exposiciones de sus paredes.Cualquiera que sepa algo de hostelería puede decir que no entiende de modas, sino de fidelización. Y puede que los clientes no siempre tengamos la razón, pero mientras pueda elegir, el Mono Paco no será una opción.

Lo mejor: La comida.

Lo peor: El trato.

 

7 thoughts on “El Mono Paco, en A Coruña

  1. Realmente buenísimo todo, muy buena idea lo de las tapas, así puedes degustar varios platos y compartir, si alguno se te queda excaso puedes pedir tapa doble… Platos exquisitos, cocina moderna..y unos postreeeeesss!!!! Y el trato genial!. Muy recomendable.

  2. Efectivamente el trato es una mierda, de forastero ostias, si no eres amiguete te miran con desprecio y te atienden cuendo les sale de los cojones, son unos stupidos…………..

  3. No debemos de hablar del mismo Mono Paco… a mi siempre me han tratado mejor que bien y son bien majos… se puede oler un cierto resquemor en estos comentarios… y bueno, los platos que hacen no son hamburguesas del burguer king precisamente para q salgan en dos minutos…. lo digo por lo de la espera… ¡¡¡ Como son las cosas… de un sitio maravilloso para comer y tomar unos vinos se pude hacer creer que realmente no lo es !!!!

  4. La comida de tapeo es original, pero las dos veces que la he probado no me ha parecido nada especial. Escaso y caro. Y lo peor también, el trato recibido: más de una hora para traer un plato, media hora para una tosta de jamon (pan, aceite y jamón). 4 veces pidiendo la misma caña a la misma persona cuando ya habían traído las otras 3 bebidas. Tres cuartos de hora para traerla. Más de una hora de diferencia entre la comida de unos y otros.

    Todo esto con el camarero pidiéndonos disculpas mil y una veces, siendo muy pesado, a la vez que poco creíble. Nosotros le decíamos que no tenía importancia y a lo nuestro hasta que recordábamos la caña o la tosta y su ajo, o el otro plato que no recuerdo.

    Es verdad eso de que te hacen sentir como si no fueses de su club, aunque intentes pasar y comer de forma discreta. El camarero nos pidió disculpas (todas las veces, que fueron muchas) pero de manera muy repetitiva y poco creíble, como si lo hiciese a menudo.

    Espero que sólo fuese un mal día o les auguro un mal futuro.

  5. Desde la carta a los empleados, pasando por los propietarios, todo es excelente. Soy clienta habitual, al aperitivo de los sábados no falto. Realmente un lugar que me siento como en casa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *