Manos Morenas: un restaurante en blanco y negro

Restaurante Manos Morenas

Calle Luis Taboada, 12
36201-Vigo (Pontevedra)
Teléfono: 986 138 089
Entre la Plaza de Compostela y el Paseo Marítimo se encuentra la Calle Luis Taboada y, en ella, el restaurante al que nos hemos acercado este fin de semana. Un restaurante que presume de su cocina creativa y en el que la decoración juega un papel importante, que no crucial.
Se trata de un local acogedor dividido en dos plantas: la primera consta de alrededor de 10-12 mesas (unas más altas que otras y de diferente tamaño); la barra; la cocina y un espacio chill-out (con sus sofás, sus mesas y hasta una chimenea de leña). Esta planta se comunica con la de arriba gracias a unas escaleras de caracol. Subiéndolas llegaréis a los aseos (con todo lo imprescindible para ser considerado lavabo).
Si seguimos hablando del diseño, que es lo que vamos a hacer, comentaremos que el blanco y el negro se conjugaron a la perfección en una mesa para tres con sus manteles individuales (negros si el plato tocaba blanco, blancos si el plato tocaba negro), sus servilletas negras… En la sala chill-out los cojines coloridos rompían este mix con diferentes formas. Un auténtico ejemplo de catálogo sueco.
Y hablando de catálogos, a lo que íbamos: la carta. Entrantes, platos, postres y bebidas. Comida con toques asiáticos y/o peruanos y muchos nombres “raros” que el camarero nos ayudó a descifrar.  También tienen plato del día bastante completo (precio 12€) pero al ser fin de semana, fue descartado a la fuerza de nuestra elección.
Para beber: una clara de limón, una caña y una botella de agua (que nos sirvieron con  una tapa de patatas fritas y salsa ali-oli mientras llegaba el resto). Y para comer:
-Tres tostas (dos de pollo teriyaki con pisto artesano y una de salmón ahumado, guacamole y huevas de ikura). Ambas tostas buenísimas. ¿Su precio? 3,8€/u.
-Un wok exótico de nudels con trozos de carne, langostinos y verduritas para compartir (aconsejados por el camarero) de 15€. ¡Y también riquísimo!
No tomamos ningún postre porque quedamos completamente satisfechos (después fuimos a la Cafetería Van Gogh de la Calle Rosalía de Castro a por el café).
En total: 33,20€ (a lo anterior hay que sumarle 1,4€ del pan) y ganas de repetir. Así que… ¡os lo recomendamos!
Lo mejor: el local, la atención, la comida.
Lo peor: no está adaptado a minusválidos.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *