Oído Cocina, en A Coruña

OÍDO COCINA

Avenida Marina, 3
15001 A Coruña

981 917 414
Se podría decir que el Oído Cocina es un restaurante que renació de sus cenizas pues, hace poco más de un año, un accidente lo propuso como candidato sin escapatoria a ser pasto de las llamas. Tras una temporada con el cierre en la puerta volvió a funcionar.
Este viernes, Guía Reservone se pasó por el local encontrándose con bastantes mesas vacías entre las que poder escoger y el expresidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño. Éramos 5 comensales y nos decantamos por la terraza.
Tras acomodarnos, raudo y veloz apareció el camarero. De beber dos botellas de agua de medio litro  (3,6€)y una clara de limón (1,2€). En cuanto a comer, no lo tuvimos tan claro. Tras un paseo visual por la carta (bastante variada y para todos los gustos y bolsillos) escogimos una de nachos con guacamole para compartir. Enseguida tuvimos que descartarlos. Había nachos pero no había guacamole. Según el camarero “es muy difícil de conseguir”. Nosotros no opinamos lo mismo pero seguimos pidiendo lo demás:
-Crujientes de pollo: a dos por cabeza y 6,5€ de precio, nos llamó la atención que estos estuvieran recubiertos de maicitos. A cuatro le gustaron pero a uno no. Un 4-1 en el marcador para los crujientes, pues.
-Zapatilla: se trata de una tosta equivalente a una barra de leña pequeña troceada. Este fue el plato estrella. La tosta contenía lacón y queso fundido. ¡Un lacón riquísimo! El precio, 5€.
-Ensalada de queso de cabra: aunque estaba buena, nos pareció un poco simple ya que la lechuga parecía recién salida de algún envase de plástico, el tomate brillaba por su cutrez en cuanto a cantidad y también nos costó encontrar las nueces. El queso de cabra, abundante y el precio de la misma, un poco excesivo para lo que era… 7€.
-Rollitos de jamón: estos también causaron opiniones diversas. A unos nos echó para atrás su sabor (un tanto fuerte) y a otros les encantaron. El queso del relleno mataba el sabor del jamón. Precio, 7,5€.
-5 trozos de pan (que no pedimos) a un 1€.
En total y con el IVA, la cena nos salió a 32,80€. Un precio que nos pareció bastante razonable, incluso barato. Porque a pesar de los distintos gustos de cada uno, los platos estaban bien presentados y abundantes, el servicio excelente (no tuvimos que soportar ninguna espera), el local limpio y cuidado y el entorno agradable para una noche de calor.
Lo mejor: La atención y el precio.
Lo peor: Algunos no volveríamos a pedir los rollitos de jamón ni los crujientes.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *