Tarta de Queso

Marcelino de Tenerife nos envía su receta de la Tarta de Queso (sin horno), una receta muy sencilla.

 

Ingredientes:
Para la base: 150 g de galletas maría o digestive / 70 g de mantequilla

Para el relleno: 200 ml de creme fraîche (nata fresca. Se puede usar normal si no la encuentras)

400 g de leche condensada (1 bote pequeño)

600 g queso crema (filadelfia o similar, mejor a temperatura ambiente)

1 paquete de preparado para flan (para preparar 4 raciones)
Para la cobertura: 300 g de fresas / 1 hoja de gelatina (opcional, la de las fotos no lleva) / zumo de medio limón / 3 cucharadas de azúcar
Preparación:
Vamos a comenzar preparando la base de nuestra tarta de galleta. Para ello, trituramos las galletas con ayuda de un robot de cocina, o metiéndolas dentro de una bolsa y golpeándolas con un rodillo, hasta obtener un polvo de galleta fino. Derretimos la mantequilla y mezclamos con la galleta en polvo (debe quedar como arena mojada).

Cubrimos la base de un molde desmontable de 20 a 24 cm con papel de hornear, distribuimos encima la masa de galleta, presionando bien, e introducimos en el congelador mientras preparamos el relleno de nuestra tarta de queso.
A continuación preparamos el relleno de crema de queso. Ponemos todos los ingredientes en un cazo al fuego (fuego lento), removemos con energía hasta que se haya disuelto el sobre de flan y no haya grumos, subimos el fuego y seguimos removiendo sin parar hasta que hierva (puede tardar unos 10 minutos). Retiramos del fuego, y vertemos la crema de queso sobre la base de galleta que teníamos preparada. Llevamos a frigorífico al menos un par de horas, mejor de un día para otro
Por último, para acabar nuestra Tarta de Queso vamos a preparar la salsa de fresas. Hidratamos la hoja de gelatina en un vaso de agua fría durante 5 minutos, y en un cazo aparte, calentamos las fresas lavadas con el zumo de limón y el azúcar, y removemos constantemente, triturando al mismo tiempo las frambuesas.

Cuando la salsa de fresa esté bien caliente, y triturada a nuestro gusto, incorporamos la gelatina bien escurrida a esta mezcla, removiendo hasta que se disuelva totalmente.

Distribuimos la salsa de frambuesa sobre la tarta y metemos de nuevo en la nevera hasta que vayamos a consumirla. (si no vamos a usar gelatina, basta con triturar las fresas, el azúcar y el zumo de limón y verter por encima)

 

¡Esperamos que os guste y que os salga bien!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *